RehabilitaciónRehabilitación

Casos de Éxito


Inspirada en lo que fui, soy y
llegare a ser

Hace un par de días me senté a escribir estas líneas. Fueron horas eternas con la mente en blanco, quizás porque de alguna manera debía hacerle honor a esos días interminables llenos de incertidumbre, preguntas sin respuestas y lágrimas de temor e indecisión. Todas las mañanas me levantaba pensando en el futuro, pero con la inconciencia de no saber cómo llegar a él. Mi mundo era una pequeña celda de dos por dos, me sentía prisionera de mis propios deseos de volar, mi alma era la imitación del hombre en busca de sentido, pero con la necesidad de ir a buscar mi tesoro escondido, igual que el alquimista lo hizo. Hace seis meses exactamente, el dos de junio de este año, llegue aquí con la esperanza de cambiar algo de mi vida. Sin embargo, no espere que en tan poco tiempo diera un giro tan drástico. Hoy desde el otro lado de un rio caudaloso que a pesar de todo logre atravesar, le quiero expresar a esas dos personas que hicieron parte de un cambio importante en mi vida, mi más sincero sentimiento de gratitud, ellos son mi fuente de inspiración para decir estas palabras. Comenzare diciendo que para todos sin excepción, esta mujer significo en nuestras vidas un símbolo de valentía desde el inicio de este camino, nos enseñó que la calma es la mejor concejera para superar el miedo. Su serenidad siempre nos dio un respiro cuando el temor aparecía y nos hacía dar un paso atrás. Durante sus clases fuimos como niños de guardería, aprendimos muchas cosas, entre ellas lo más importante, nos enseñó a caminar de nuevo con la frente en alto. Nunca permitió que desistiéramos, nos sirvió de timón y de guía, pero más que eso nos sirvió de ancla para que nos sintiéramos seguros y no dejáramos a medias lo que habíamos empezado. Nos enseñó a caminar con el corazón cuando los pies se sintieron cansados y nunca perdió la calma cuando nuestras almas se sintieron acobardadas por un monstruo que a todos nos habló al oído: el miedo. Hoy después de seis meses de mucha dedicación, solo tengo para ella palabras de gratitud, Johanna es el vivo ejemplo de la vocación. Gracias por mantenerse firme ante la rebeldía, el temor y los nervios, gracias por tenerme paciencia, por llevarme de la mano para mostrarme que el mundo es inmenso y hermoso, gracias por tenerme paciencia, por llenarme de calma cuando me sentí desubicada y por todo aquello que no digo porque me quedo corta. Mil y mil gracias, su mejor pago son nuestros logros.
Pero no solamente usted nos hizo revivir de nuevo, nuestro psicólogo y guía espiritual, o como yo misma lo bautice hace algunos días, elenfermero del alma. Él también fue un pilar importante para alcanzar este logro

inspirada en lo que fui y llegare a ser

En su consultorio quedo nuestra vida. En su interior quedaron lágrimas, risas, enojos, historias de amor, desamor y anécdotas, pero sobretodo quedaron allí los grandes temores que nos hacían sentir pequeños e insignificantes. Hoy, usted también debe sentirse satisfecho, siéntase con el honor de haber encontrado la llave de más de un corazón. Durante este tiempo fue mi brújula para retomar el camino, me ayudo a crecer como hermana, amiga y también como persona, pero sobre todo como mujer. Muchas veces estuvo junto a mí, frente al espejo de mi vida, allí descubrí mis grandes defectos, mis hermosas cualidades y las inmensas virtudes que me acompañan. Me enfrento una y otra vez a mis temores, para que al fin lograra dominarlos. Me tomo de la mano cuando me arrodille ante las barreras y me enseño que la confianza es la base de todo logro. Me devolvió la tranquilidad, el sosiego y la esperanza. Me enseñó a llorar leyendo un libro, a pensar sentimientos con crayones, y a representarme en un dibujo como símbolo de amor propio. No me queda más que decirle gracias, usted con su sabiduría, logro romper la armadura que siempre habrá delante de mí y logro que mi corazón al fin respirara. Gracias por ayudarme a descubrir de nuevo mis sentimientos, gracias por no dejarme desistir cuando me sentí sin fuerzas para continuar, gracias por enseñarnos el verdadero concepto de libertad, gracias por no dejarme ahogar en el rio de lágrimas que reprimí durante años, pero sobre todo gracias por enseñarme a ver el bastón como un accesorio más de los tantos que me adornan. Sus palabras mágicas: “yo puedo, yo quiero, yo necesito”, quedaron escritas para siempre en el libro de mi vida, como una enseñanza que deberé practicar todos los días para no dejarme vencer por el temor, la soledad, el enojo y la cobardía.Hoy me siento segura de mi misma y de mis sueños, no le tengo miedo al futuro, Hoy puedo mostrarle al mudo sin miedo quien soy. Por eso nunca más volveré a preguntarle en el silencio al Dios de mis oraciones ¿Por qué a mí?

Quieres saber que significa el Bastón Blanco para Doris?? Mira su testimonio en nuestro canal de YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=ychmA7XC8Bw