Tú puedes ser mis ojos

Cómo Interactuar con una persona con discapacidad

Siempre que se encuentre con una persona en situación de discapacidad visual y quiera prestarle su ayuda, recuerde preguntar si existe la necesidad que usted ha supuesto y cuál es la forma en que puede prestarse colaboración.

  • Para dirigirse a una persona ciega, abórdela de forma que no le quepa duda que se refiere a ella (utilizando su nombre, estableciendo un leve contacto con el brazo,…) ya que todo el mundo se siente molesto cuando no sabe si se dirigen a él. Si se conocen, identifíquese lo antes posible.
  • No deje de saludar a una persona por el hecho de haber perdido la visión o porque no le ve: eso significaría contribuir a un aislamiento social.
  • Si tiene que entrar en contacto con una persona ciega, no se dirija a su acompañante pensando que le será más fácil. Cada persona es responsable de sí misma y es quien mejor sabe lo que le concierne. Si por el contrario, se ignora al interesado, se alarga el proceso de comunicación.
  • Para guiar a una persona ciega, ofrézcale su brazo y camine espontáneamente atendiendo el espacio que ambos ocupan. No es preciso dar instrucciones salvo en determinados casos, ya que el contacto de su brazo, permitirá seguirle con el mismo detalle con el que usted se mueva.
  • Para pasar por lugares estrechos, eche hacia atrás el brazo con el que mantiene contacto la persona que le sigue, camine delante de ella y aminore el paso cuanto estime necesario para evitar rozaduras o golpes fuertes.
  • Para la utilización de escaleras, indique dónde está la barandilla, preferiblemente poniendo en contacto la mano más libre de la persona ayudada y anuncie el primer y último escalón.
  • En medios de transporte, condúzcale hasta la puerta de entrada o salida e infórmele de elementos de sujeción, como barras o barandillas, por si estimase oportuna su utilización. Avise también de la presencia de escalones y cuantas particularidades considere convenientes. En el caso de acceder a un automóvil, basta con llevar la mano de la persona ciega al correspondiente mecanismo de apertura o, si la puerta está abierta, a su borde superior.
  • Para ofrecer un asiento, puede informar de la existencia de un asiento libre y preguntar si se desea utilizar. En caso afirmativo, indique su posición poniendo en contacto una mano de la persona ayudada con el respaldo o el brazo del asiento.
  • Cuando una persona ciega camine normalmente con su bastón o perro guía, no sufra por no ayudar, ni se apresure para hacerlo si no ve necesidad. El comunicar nerviosismo o apremio, puede ser una interferencia.
  • El uso de palabras referentes a la visión, no es ofensivo para las personas con discapacidad visual. Ver se utiliza con un sentido general de percibir además de su significado específico; por eso es correcta y familiar su utilización por personas que no ven. Lo mismo sucede con mirar, ojear, etc., por tener un uso habitual en el sentido de observar, comprobar,…
  • Las palabras “Ciego”, “Invidente”, etc., suelen ser familiares y de frecuente uso en personas que no ven, así que no deben ponerle en duda si las emplea con naturalidad. Únicamente puede requerirse mayor prudencia con personas ciegas cuando se perciba una insuficiente aceptación de su situación.
  • Nunca informe de lejos a personas ciegas, salvo para evitar un peligro claro, ya que pueden no darse por aludidas o ponerse nerviosas por lo apresurado de la comunicación.
  • No eleve la voz cuando hable con personas ciegas, siempre que no lo exijan otras condiciones; de lo contrario, pensarán que usted cree que no oyen, no entienden o no le gusta la discreción.
  • Cuando se haya aceptado su ayuda ante un cruce, ofrezca  su brazo para que le pueda seguir y únicamente avise al subir y bajar la acera. Una persona con perro guía también puede requerir su ayuda, ya que éste no puede determinar el momento más apropiado para cruzar ni tampoco percibe los distintos colores de los semáforos.
  • Haga notar su entrada o salida a una estancia en la que se halla una persona ciega; de esta forma podrá tomar la iniciativa para comunicarse con usted.
  • Cuando una persona ciega le entregue dinero, comente la cantidad como prueba del acuerdo de ambas, ya que una vez en su mano deja de ser percibido por la otra persona.
  • Procure no dejar obstáculos, especialmente en lugares de paso.
  • Cuando esté en el paso de una persona ciega, retírese o anuncie su presencia en lugar de guardar silencio y, si le propone modificar su dirección, cuide de no guiarlo a otro obstáculo.
  • Las puertas ofrecen mayor seguridad para las personas ciegas cuando están totalmente cerradas o abiertas; debe evitarse las posición de “a medias” por ser la más difícil de detectar y la que genera más accidentes.
  • Siempre que vea un bastón blanco, cédale el paso.

Tomado del folleto”Gracias por su Colaboración” impreso en los talleres de Gráficas Aries S.A. para la ONCE en septiembre de 1989.

Empresas incluyentes

Una empresa incluyente es aquella que contrata personas con discapacidad otorgándoles todas las prerrogativas de ley, además de contar con las condiciones necesarias para el desarrollo adecuado de sus actividades laborales.

Las personas con discapacidad visual que han culminado satisfactoriamente su proceso de rehabilitación funcional y ocupacional, están en la plena capacidad de reintegrarse a la sociedad y al mundo laboral.

Muchos de nuestros usuarios rehabilitados son profesionales, técnicos, aprendices o microempresarios que esperan por una oportunidad. ¿Qué esperas para hacer de tu empresa, una empresa incluyente?

¿Qué beneficios obtiene su empresa al contratar personas con discapacidad visual?

  • Los empleadores que ocupen trabajadores con limitación no inferior al 25% comprobada y que estén obligados a presentar declaración de renta y complementarios, tienen derecho a deducir de las renta 200% del valor de los salarios y prestaciones sociales pagados durante el año o periodo gravable a los trabajadores con limitación, mientras ésta subsista. (Ley 361 de 1997 art. 31)
  • La cuota de aprendices que está obligando a contratar el empleador, se disminuirá en un 50% si los contratados por él son personas con discapacidad comprobada no inferior al 25%. (Ley 361 de 1997)
  • Tiene preferencias en licitaciones, adjudicación y celebración de contratos públicos o privados cuando está en igualdad de condiciones con otras empresas si tiene un 10% de sus empleados en condición de discapacidad.
  • Tiene prelación para recibir créditos o subvenciones del estado, si orienta esos créditos y subvenciones a programas que dan empleo a personas con discapacidad.

¿Cómo contratar a una persona en condición de discapacidad visual?

Legalmente, la contratación de las personas con discapacidad es igual que para todos los trabajadores. Están regidos por la Ley del Trabajo, por la Ley del Seguro Social y les corresponden los mismos derechos y obligaciones.

Para la lectura y firma del contrato de trabajo, así como, para la aceptación de algún compromiso por escrito, se deberá contar con la presencia de un testigo con visión ajeno a ambas partes.

¿Tienes una oferta laboral para personas en situación de discapacidad visual?

Publica tu oferta: envíala al correo comunicacionesymercadeo@cracolombia.org.co

Más información: http://www.tupuedessermisojos.org/