Historia

Los años 80 marcaron para el CRAC un momento importante ya que aparecen nuevas legislaciones nacionales e internacionales tales como el Sistema Nacional de Rehabilitación, la carta de los Años 80, el Convenio 159 de la OIT y el decreto 2177 que reglamenta la readaptación profesional y el empleo de personas invalidas, además ingresa al Grupo Latinoamericano de Rehabilitación Profesional, adquiriendo de esta manera, capacitación, asesoría técnica y administrativa.

A nivel institucional se replantea el proceso de rehabilitación, se estructuran las unidades de atención (Unidad Funcional y Unidad profesional), empieza a aparecer en elámbito nacional el concepto de participación comunitaria, lo cual hace que el CRAC amplíe sus programas hacia la familia y su comunidad. Se diseña el programa de pasantías en empresas para los ciegos rehabilitados y se refuerza la planta de personal con profesionales de diferentes especialidades (psicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, psicopedagogos, administradores, tiflólogos).

En los años 90 la institución entra a hacer parte del Comité de Rehabilitación de la Unión Mundial de Ciegos, junto con Japón, India, Canadá, Francia, Ghana y Estados Unidos, con el fin de unificar criterios y definir estrategias de trabajo con las personas con discapacidad visual. 

Además con el CRAC  a la cabeza de la comisión de rehabilitación de la Unión latinoamericana de Ciegos, se valida y consolida el programa de rehabilitación básica funcional, que ha sido la fortaleza desde su fundación. En esta misma década, dada la demanda de servicios de personas con baja visión, se crea el programa de rehabilitación visual, el cual con la prescripción y entrenamiento con ayudas ópticas no convencionales, permite a la persona con baja visión utilizar el residuo visual y no ser tratado como ciego.

En la primera década del siglo XXI, el CRAC elabora en conjunto con Chile y Paraguay el Manual de Rehabilitación para América Latina.  En el año 2005, evaluó sus procesos de prestación de servicios y a partir de esa fecha es certificado con el Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001, por ICONTEC. 

Con el fin de dar cumplimiento a su objetivo estratégico de ampliar cobertura, a partir del año 2008, el CRAC ha establecido alianzas para prestar sus servicios de manera descentralizada en las ciudades de: Medellín (Hospital san Vicente de Paul), Cali (Hospital Universitario del valle y el Instituto para Niños Ciegos y Sordos del Valle del Cauca), Cartagena (Fundación REI) y Florencia (Fundación VOLVER A VER), en cada una de las cuales los profesionales se han capacitado para la atención a personas con discapacidad visual, en coherencia con las características del Modelo de Rehabilitación CRAC.